Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


neurocirugia

Neurocirugía

La Neurocirugía, es una especialidad moderna y a la vez tan antigua como la misma humanidad pues ya el hombre del neolítico practicó numerosas trepanaciones como lo prueban los múltiples cráneos encontrados en aquella época.

De acuerdo con la última versión del programa de formación de médicos especialistas, la definición de la especialidad que nos ocupa seria:

La especialidad quirúrgica que trata del estudio, investigación, docencia, prevención, diagnóstico y tratamiento de las afecciones, orgánicas y funcionales, del sistema nervioso, central, periférico y vegetativo, así como de sus cubiertas y anejos, y de todas las actuaciones efectuadas sobre los mismos, cualesquiera que sean su etiología y fisiopatología de la afectación y la edad del paciente.

Historia de la Neurocirugía

Desarrollo de la neurocirugía. Aspectos socioeconómicos

La instauración del Seguro Obligatorio y su desarrollo, coincidente con el aumento del número de hospitales (oferta) y de afiliados (demanda), condiciona, en sincronía con el desarrollo socioeconómico general de la España de los años 60/70, la aparición y aumento de una serie de patologías cada vez más frecuentes y graves (traumatismo cráneoencefálico, patología raquídea laboral).

La implantación progresiva en nuestro país, de los nuevos métodos de diagnóstico, hace finalmente, que la demanda supere los recursos iniciales y se comience a reestructurar la asistencia sanitaria neuroquirúrgica en diversos Servicios Regionales por toda la geografía española, siguiendo consejos, no siempre oídos, de la Sociedad Española de Neurocirugía. En la Comunidad Valenciana existen siete unidades de neurocirugía ubicadas: cuatro en Valencia, dos en Alicante y una en Castellón.

Otros factores socioeconómicos, han determinado un aumento de la demanda sanitaria neuroquirúrgica. Así el desarrollo industrial se ha seguido de un aumento del número de pacientes neuroquirúrgicos. A pesar de las campañas de protección e higiene en el trabajo, la siniestralidad y la mortalidad laboral van en aumento. Datos del Ministerio de Trabajo cifran en aproximadamente, 2 millones al año las bajas laborales secundarias a patología raquídea. La patología discal tanto cervical como lumbar va en aumento, así la mayoría de unidades neuroquirúrgicas, tienen lista de espera de esta patología, en ocasiones muy dilatada.

Por otra parte el parque automovilístico y su aumento desorbitado, ha originado que el accidente de tráfico y a la cabeza el traumatismo craneoencefálico (T.C.E.), sea casi la tercera causa de mortalidad del mundo occidental.

La aparición de métodos de diagnóstico cada vez más sofisticados, eficaces y mejor distribuidos hacen que éste sea otro factor que ha disparado la demanda en neurocirugía. La mayoría de unidades han visto duplicada su patología mayor con el advenimiento de la neuroimagen, topografía computarizada y resonancia magnética, consiguiendo al mismo tiempo, gracias a ello, diagnósticos más precoces y fidedignos, con el consiguiente descenso de la morbi-mortalidad en ciertos grupos patológicos.

Así la patología vascular cerebral, cuya morbi-mortalidad era del 20-25% hace quince años en numerosas unidades, no supera, e1 5% en el momento actual.

A todo ello ha contribuido sin duda y fundamentalmente, tanto el desarrollo de la microcirugía y la instrumentación (Yasargil) como el conocimiento y asunción de vías de abordaje cada vez más fisiológicas y menos traumáticas.

En reciente reunión de la SENEC con la ministra de sanidad, (abril 2013) se enfatizó que la cobertura poblacional de la mayoría de los servicios de neurocirugía de nuestro país es asistencial (250.000-500.000) frente a un menor número de alta complejidad (1.000.000). En este escenario se consensuó que deberíamos buscar distintos tipos de sinergias entre hospitales principalmente atendiendo a criterios de proximidad geográfica, evitando interrupciones de los servicios actuales y permitiendo colaboraciones entre distintas instituciones hospitalarias independientemente de tipo de gestión o provincia de referencia

Futuro de la Neurocirugía

En el momento actual, la neurocirugía es una especialidad consolidada, si bien abierta y en constante renovación de cara a satisfacer todos los problemas que se le plantean diariamente, no sólo desde el punto de vista quirúrgico, con la aplicación de nuevas técnicas terapéuticas, menos invasivas, más fisiológicas, menos traumáticas y más resolutivas, sino también diagnóstico.

La cirugía endoscópica cerebral, con un futuro totalmente abierto, nos hace concebir esperanzas francamente halagüeñas, por la benignidad y resolución de su proceder.

La neuronavegación neuroquirúrgica, implantada ya en diversos servicios de neurocirugía de nuestro país, permite procederes quirúrgicos mucho más finos y selectivos con la consiguiente disminución de la morbi-mortalidad.

Los implantes de células madre, marcan otro norte esperanzador en el tratamiento de procesos neurodegenerativos, cuyo arsenal terapéutico es reducido, obsoleto y en muchos casos irresolutivo.

El conocimiento genético de algunos procesos patológicos, hace concebir esperanzas en nuestro campo.

Nuevos métodos de diagnóstico, y perfección tecnológica de los existentes marcarán un mayor conocimiento de los procesos patológicos, que llevarán a su vez a una mejor planificación y selección de la terapéutica más adecuada. Es fácil pensar que la resonancia magnética estará capacitada, en pocos años, para hacer diagnósticos anatomopatológicos de alto valor pronóstico, cuando consigamos correlacionar e integrar su escala de intensidades con los hallazgos clínicos, quirúrgicos y anatomopatológicos.

La microcirugía, perfectamente implantada en nuestra especialidad, deberá generalizarse a la totalidad del proceso neuroquirúrgico, y en consecuencia ser dominada por todos los miembros de la unidad, favoreciendo su difusión y participación en todos los programas de adiestramiento neuroquirúrgicos.

Finalmente, dos campos están, desde el punto de vista asistencial, en franco auge en relación con nuestra especialidad, de una parte la Radiocirugía, cuyas indicaciones cada día más amplias nos hacen ser optimistas a la vista de los resultados iniciales, en procesos quirúrgicos que por su naturaleza o topografía tenían un tratamiento limitado o estrictamente quirúrgico. De otra parte la neurorradiología Intervencionista, que cada día más, en perfecta relación con la neurocirugía, oferta recursos tecnoterapéuticos que simplifican procederes quirúrgicos complicados y de alta morbi-mortalidad. Una correcta selección de los enfermos vasculares, y la aplicación de la terapéutica más adecuada al caso, dará lugar a una mejora de los resultados. Con la finalidad de optimizar los recursos existentes en los servicios de neurocirugía del país, representantes de la Sociedad Española de neurocirugía (SENEC) han celebrado una reunión el día 13 de Marzo, 2013 con la Ministra de Sanidad para evaluar la situación actual del mapa neuroquirúrgico del país y los criterios de optimización de servicios bajo criterios de calidad y seguridad de los pacientes.

Se enfatizó también que la cobertura poblacional de la mayoría de los servicios de neurocirugía de nuestro país es asistencial (250.000-500.000) frente a un menor número de alta complejidad (1.000.000). En este escenario se consensuó que deberíamos buscar distintos tipos de sinergias entre hospitales principalmente atendiendo a criterios de proximidad geográfica, evitando interrupciones de los servicios actuales y permitiendo colaboraciones entre distintas instituciones hospitalarias independientemente de tipo de gestión o provincia de referencia


La Neurocirugía, es una especialidad moderna y a la vez tan antigua como la misma humanidad pues ya el hombre del neolítico practicó numerosas trepanaciones como lo prueban los múltiples cráneos encontrados en aquella época.

De acuerdo con la ultima versión del programa de formación de médicos especialistas, la definición de la especialidad que nos ocupa seria: La especialidad quirúrgica que trata del estudio, investigación, docencia, prevención, diagnóstico y tratamiento de las afecciones, orgánicas y funcionales, del sistema nervioso, central, periférico y vegetativo, así como de sus cubiertas y anejos, y de todas las actuaciones efectuadas sobre los mismos, cualesquiera que sean su etiología y fisiopatología de la afectación y la edad del paciente.

Se contradice con la definición de

Neurocirugía es una disciplina de la medicina y una especialidad médica de carácter quirúrgico que se ocupa del estudio y tratamiento, (esto es, la prevención, diagnóstico, evaluación, terapéutica, cuidado intensivo y rehabilitación) de las enfermedades quirúrgicas o potencialmente quirúrgicas del sistema nervioso central, periférico y autónomo, incluyendo sus cubiertas, vascularización y anejos como la hipófisis, así como del manejo operatorio y no operatorio del dolor, cualquiera que sea la edad del paciente.

Corresponde, por tanto al neurocirujano la prevención, diagnóstico y tratamiento de pacientes adultos o pediátricos con trastornos del sistema nervioso potencialmente quirúrgicos que comprenden la patología del encéfalo, las meninges, el cráneo y sus aportes vasculares, incluyendo las arterias carótidas y vertebrales, la patología de la hipófisis, la patología de la columna vertebral y de la médula espinal y sus meninges, así como la patología de los nervios periféricos en toda su extensión.

Programa formativo residencia en España

Historia

Subespecialidades

Revista

Neurocirugía es la revista oficial de la Sociedad Española de Neurocirugía (SENEC) y publica, desde 1990, contribuciones científicas en el campo de la Neurocirugía y Ciencias Neurológicas afines.

Neurocirugía es un vehículo de información científica en profesionales interesados en la Neurocirugía que utilizan el español.

Neurocirugía está indexada en Research Alert Institute, C.A.B., Excerpta Medica, JCR, Index Medicus/Medline e IBECS.

Discusión

Escribe el comentario:
248 +10 = ?
 
neurocirugia.txt · Última modificación: 2016/02/25 18:39 (editor externo)