fractura_de_craneo_con_hundimiento

Fractura de cráneo con hundimiento

En la fractura craneal con hundimiento existe una depresión de un fragmento óseo del grosor del cráneo.

Se describió por primera vez en el más antiguo tratado científico y quirúrgico conocido, el Papiro de Edwin Smith hace más de 5000 años (Ralston, 1976).

Simple o cerrada , cuando el cuero cabelludo que recubre la fractura permanece intacto.

Compuesta o abierta , cuando el cuero cabelludo está lacerado. Representa el 80% de las fracturas con hundimiento.

Según su causa y aspecto se divide en: perforantes, penetrantes asociadas a fracturas lineales o conminutas.

Pueden asociarse a laceración de la duramadre, que constituye una puerta de entrada para la infección. Requieren rápido desbridamiento y elevación quirúrgica.

Mención especial merecen las fracturas deprimidas en pelota de ping-pong en recien nacidos o lactantes por la elasticidad del cráneo:

Las fracturas con hundimiento craneal congénitas de ping-pong, son un proceso poco frecuente cuya incidencia se estima entre 0,5-2 por cada 10.000 nacidos vivos. Aunque se han relacionado con traumatismos obstétricos (extracción fetal dificultosa, fórceps, etc.) o con traumatismos externos directos sobre el útero gestante, en la mayoría de los casos la etiología es desconocida.

Bibliografía

Ralston, B L. 1976. “Compound Elevated Fractures of the Skull.” Journal of Neurosurgery 44 (1) (January): 77–79. doi:10.3171/jns.1976.44.1.0077.


Mención especial merecen las fracturas deprimidas en pelota de ping-pong en recien nacidos o lactantes por la elasticidad del cráneo:

Las fracturas con hundimiento craneal congénitas de ping-pong, son un proceso poco frecuente cuya incidencia se estima entre 0,5-2 por cada 10.000 nacidos vivos. Aunque se han relacionado con traumatismos obstétricos (extracción fetal dificultosa, fórceps, etc.) o con traumatismos externos directos sobre el útero gestante, en la mayoría de los casos la etiología es desconocida.

Generalmente se recomienda reconstruir las fracturas deprimidas cuando:

El hundimiento es > de 8-10 mm

Existe un déficit neurológico por el hundimiento

Fístula de LCR

Son además abiertas.

No existe evidencia de que el tratamiento de las fracturas deprimidas evite el posterior desarrollo de una crisis epiléptica. (ésta probablemente esté relacionada con la lesión cerebral subyacente).

Excepción: puede ser peligroso elevar las fracturas hundidas que están superpuestas y que comprimen alguno de los senos durales, y si el paciente tiene un estado neurológico indemne y no hay indicaciones de efectuar una intervención (p. ej., una pérdida de LCR exige tratamiento quirúrgico), conviene instituir un tratamiento conservador inicial.

Bajo anestesia general, intubación orotraqueal y profilaxis antibiótica con cefazolina 2 gr IV.

Colocación del paciente en decúbito supino sobre Donut con cabeza lateralizada hacia la izquierda.

Antisepsia cutánea con Povidona yodada al 10 %.

Disección con tijera y electrocauterización monopolar.

Exposición del área parietal que presenta herida anfractuosa horizontal que llega hasta hueso. Se amplia el plano cutáneo para exponer la fractura. Se identifica hundimiento craneal a nivel parietal con esquirlas tanto de tabla externa como de interna que improntan sobre dura. Se realiza trépano adyacente a la fractura y se procede a realizar craniotomía perimetral a la fractura. Se identifica colección hemática epidural y pequeños desgarros durales.

Hemostasia del lecho quirúrgico.

Espongostan en lecho.

Cierre dural y punto de pexia central.

Reposición de hueso con miniplacas.

Cierre de plano subcutaneo con reabsorbible

Cierre de piel con grapas.

  • fractura_de_craneo_con_hundimiento.txt
  • Última modificación: 2020/12/29 09:42
  • por administrador