Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


drenaje_ventricular_externo

Drenaje ventricular externo

Consiste en la colocación de un catéter en el ventrículo con salida hacia el exterior para el control de la presión intracraneal y/o el drenaje de líquido cefalorraquídeo (Kakarla et al. 2008).

En paises como EEUU donde la dotación de personal por neurointensivistas es cada vez más frecuente, estos sistemas están siendo colocados en algún centro por estos especialistas (Ehtisham et al.2009).

Indicaciones

Son fundamentalmente:

Drenaje de LCR para el tratamiento de la hidrocefalia en hemorragia subaracnoidea por aneurisma (48,1%), hemorragia intraparenquimatosa espontánea (13,2%) y los tumores (11,6%) (Abla et al 2010).

Previa a intervenciones en fosa posterior para posterior control de la presión intracraneal y como método de seguridad en caso de producirese una hidrocefalia postoperatoria.

Administración intratecal de fármacos (antibióticos,fibrinolíticos, etcétera), como medidas terapéuticas específicas (Torres et al. 2008).

También se ha descrito como sistema de seguridad hasta verificar que una ventriculostomía endoscópica funciona y así comprobar la permeabilidad del estoma en el día postoperatorio inmediato por TAC-ventriculografía (Elgamal 2010).

Otra utilización descrita ha sido en las hemisferectomías como prevención de fiebre asociada a la presencia de detritus y sangre (Sood et al. 2008).

Técnica

Administrar antibióticos profilácticos

Cortar el pelo del cuadrante en el que se va a emplazar el drenaje con máquina eléctrica. (No rasurar con hoja de afeitar a fin de no lesionar la piel).

Desinfectar la zona

Lado derecho si no existe contraindicación (P.ej. hemorragia intraventricular derecha…)

Aplicación de campos autoadhesivos en toda el área.

Se harán incisiones curvas a fin de que ni el orificio del cráneo ni el catéter queden bajo la misma incisión.

Punto de Kocher (1-2 cm por delante la sutura coronal y 2-3 cm lateral).

Tras realizar el trépano cubrir los bordes con cera.

Apertura dural en cruz con hoja de bisturi del 11 y coagulación del córtex subyacente.

Profundizar hasta 6 cm aproximadamente.Generalmente se consigue LCR a una profundidad de 4-5 cm y a 3-4 cm cuando existe hidrocefalia.

No llegar hasta 9-11 cm ya que a esta profundidad se encuentra la cisterna prepontina.

En casos de anatomía distorsionada u otras dificultades los ultrasonidos pueden ser de ayuda (Phillips y col., 2011).

Tunelización subcutánea, lo más lejana posible a la entrada en el cráneo, aunque no parece ofrecer ninguna ventaja sobre la técnica estándar de tunelización en una serie (Leung et al. 2007).

Componentes

El catéter intraventricular consta de catéter intraventricular y el sistema de recolección de líquido

El sistema de recolección es un sistema cerrado, hermético, con gotero y receptáculo no colapsable

Dicho sistema de recolección se compone a su vez de dos partes: la línea intermedia de conexión y el colector propiamente dicho.

Complicaciones

Infección

La infección asociada al drenaje ventricular externo (DVE) es una complicación que puede presentarse hasta en el 39% de los pacientes con ventriculostomía según algunas publicaciones.

Presenta una tasa de mortalidad y morbilidad variable, que complica la evolución de los pacientes con patologías neuroquirúrgicas 1).

Obstrucción

El colapso del ventrículo lateral puede dar como resultado una obstrucción mecánica del drenaje ventricular externo (Shimizu et al. 2010).

Hemorragias, aunque estas raras veces son importantes y casi nunca requieren una intervención quirúrgica (Maniker y col., 2006; Gardner y col., 2009).

En una serie se identificó en 7,1% de los pacientes, cuatro de los cuales desarrollaron nuevos síntomas. En esta serie además el 12,3% de los catéteres estaban mal colocados (Saladino et al. 2009).

Sobredrenaje o insuficiencia

Es importante mantener una tasa estable de drenaje, pero con los soportes comúnmente disponibles para el drenaje del LCR esto puede ser difícil de lograr.

La tasa de drenaje depende de la diferencia de altura de entre el espacio del LCR y la cámara de goteo del dispositivo.

Los dispositivos se deben fijar de forma adecuada a la cama del paciente, especialmente si la cabecera de la cama se mueve con el riesgo de sobredrenaje o drenaje insuficiente (Freiman et al. 2008).

Disfunción

Es un procedimiento neuroquirúrgico realizado generalmente a mano alzada que habitualmente utiliza puntos de referencia anatómicos.

En un estudio la distancia promedio entre el agujero de trépano a la línea media fue de 28 mm (10-49 mm) y de la cresta supra-orbitaria fué de 101 mm (75-125 mm). La longitud media del catéter intracraneal fue de 60 mm (39-102 mm). Sólo el 50% en el plano coronal y el 40% en el plano sagital se colocaron con una variación angular de ± 5 ° a la meta. La punta se colocó fuera de los ventrículos en tres casos, 13 catéteres cruzaron la línea media, y se detectaron 5 hemorragias intracraneales menores, concluyendo que esta técnica no tiene la suficiente precisión y puede dar lugar a disfunciones de drenaje. Estos datos sugieren que podría ser necesario un sistema guía (Abdoh y col., 2011).

Bibliografía

Abla, Adib A, Joseph M Zabramski, Heidi K Jahnke, David Fusco, y Peter Nakaji. 2010. Comparison of Two Antibiotic-Impregnated Ventricular Catheters: A Prospective Sequential Series Trial. Neurosurgery (Noviembre 30). doi:10.1227/NEU.0b013e3182039a14. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21135715.

Ehtisham, As'ad, Scott Taylor, Linda Bayless, Michael W Klein, y Jeff M Janzen. 2009. Placement of external ventricular drains and intracranial pressure monitors by neurointensivists. Neurocritical Care 10, no. 2: 241-247. doi:10.1007/s12028-008-9097-4.

Elgamal, E A. 2010. Continuous monitoring of intracranial pressure after endoscopic third ventriculostomy in the management of CSF shunt failure. Minimally Invasive Neurosurgery: MIN 53, no. 2 (Abril): 49-54. doi:10.1055/s-0030-1249101.

Freiman, Thomas M, y Andreas Spiegelberg. 2008. Mounting device for external cerebrospinal fluid drainage: the Freiburg Stativ. Acta Neurochirurgica 150, no. 10 (Octubre): 1081-1085. doi:10.1007/s00701-008-0023-5.

Gardner, Paul A, Johnathan Engh, Dave Atteberry, y John J Moossy. 2009. Hemorrhage rates after external ventricular drain placement. Journal of Neurosurgery 110, no. 5 (Mayo): 1021-1025. doi:10.3171/2008.9.JNS17661.

Kakarla, Udaya K, Louis J Kim, Steven W Chang, Nicholas Theodore, y Robert F Spetzler. 2008. Safety and accuracy of bedside external ventricular drain placement. Neurosurgery 63, no. 1 Suppl 1 (Julio): ONS162-166; discussion ONS166-167. doi:10.1227/01.neu.0000335031.23521.d0.

Leung, G K K, K B Ng, B B T Taw, y Y W Fan. 2007. Extended subcutaneous tunnelling technique for external ventricular drainage. British Journal of Neurosurgery 21, no. 4 (Agosto): 359-364. doi:10.1080/02688690701392881.

Maniker, Allen H, Artem Y Vaynman, Reza J Karimi, Aria O Sabit, and Bart Holland. 2006. “Hemorrhagic Complications of External Ventricular Drainage.” Neurosurgery 59 (4 Suppl 2) (October): ONS419–424; discussion ONS424–425. doi:10.1227/01.NEU.0000222817.99752.E6.

Phillips, Scott B, Marilyn Gates, y Satish Krishnamurthy. 2011. «Strategic Placement of Bedside Ventriculostomies Using Ultrasound Image Guidance: Report of three Cases». Neurocritical Care (Junio 21). doi:10.1007/s12028-011-9571-2. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21691896.

Saladino, Andrea, J Bradley White, Eelco F M Wijdicks, y Giuseppe Lanzino. 2009. Malplacement of ventricular catheters by neurosurgeons: a single institution experience. Neurocritical Care 10, no. 2: 248-252. doi:10.1007/s12028-008-9154-z.

Shimizu, Satoru, Hiroyuki Hagiwara, Kenji Nakayama, Isao Yamamoto, y Kiyotaka Fujii. 2010. Depth-adjustable fixation of external ventricular drains to counteract obstruction in tight ventricles. Neurologia Medico-Chirurgica 50, no. 7: 611-613.

Sood, Sandeep, Eishi Asano, y Harry T Chugani. 2008. Role of external ventriculostomy in the management of fever after hemispherectomy. Journal of Neurosurgery. Pediatrics 2, no. 6 (Diciembre): 427-429. doi:10.3171/PED.2008.2.12.427.

Torres, A, G Plans, J Martino, O Godino, I Garcia, B Gracia, y J J Acebes. 2008. Fibrinolytic therapy in spontaneous intraventricular haemorrhage: efficacy and safety of the treatment. British Journal of Neurosurgery 22, no. 2 (Abril): 269-274. doi:10.1080/02688690701834494.

Hoja operatoria

Bajo anestesia general, intubación orotraqueal y profilaxis antibiótica con cefazolina 2 gr IV.

Colocación del paciente en decúbito supino en posición neutra.

Incisión cutánea frontocoronal derecha (Punto de Kocher).

Trépano.

Apertura dural en cruz con hoja de bisturi del 11 y coagulación del córtex subyacente.

Se inserta catéter ventricular Bactiseal-Codman con salida de LCR a 4 cm de profundidad a escasa presión.

Tunelización y Fijación del catéter.

Cierre de plano subcutaneo con Vicryl reabsorbible

Cierre de piel con grapas.

Casos clínicos

Discusión

Escribe el comentario:
20​ -7 = ?
 
drenaje_ventricular_externo.txt · Última modificación: 2017/07/06 13:34 por administrador