Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


ventriculos

Ventrículos

En el interior del encéfalo se encuentran unas cavidades o ventrículos que comunican entre sí y que contienen el líquido cefalorraquídeo.

Estas cavidades, igual que el conducto del epéndimo (con el que comunican), están completamente recubiertas por una delgada membrana, la membrana ependimal.

También contienen los plexos coroides.

Ventrículos laterales

Las variaciones más grandes se han encontrado en las astas posteriores (Torkildsen, 1934).

Los ventrículos laterales están separados entre sí, pero ambos comunican con el III ventriculo mediante el agujero de Monro, situado, aproximadamente, en la mitad del asta anterior.

III ventriculo: es una cavidad impar y media situada por debajo del cuerpo calloso y del fórnix, entre los dos tálamos ópticos, y cerrada, por abajo, por el hipotálamo. Tiene forma de embudo muy aplastado por los lados, con el vértice dirigido hacia abajo y la base hacia arriba. Está atravesado en su parte central por una columna de sustancia gris que une los dos tálamos, la comisura gris; por abajo, sus paredes están formadas por el hipotálamo. El III ventriculo comunica con los ventriculos laterales mediante los dos agujeros de Monro, situados por delante ya los lados; con el IV ventriculo comunica a través del acueducto de Silvio, que desemboca en su pared posterior.

IV ventriculo: es una cavidad impar y media, situada detrás del tronco del encéfalo, comprendida entre éstey el cerebelo. Tiene forma aplanada de delante a atrás, con una cara anterior o suelo, formada por las superficies dorsales de la protuberancia y del bulbo, y otra posterior o bóveda, que corresponde al hilio del cerebelo y está formado, en su mitad superior, por el velo medular superior o válvula de Vieussens y, en la inferior, por la membrana tectorial.

Por abajo, el IV ventriculo recibe la desembocadura del conducto del epéndimo, mientras que por arriba comunica con el tercer ventrículo a través del acueducto de Silvio. También comunica con los espacios subaracnoideos (es decir, los espacios comprendidos entre la piamadre y la aracnoides) por medio de los orificios denominados agujero de Magendie y agujeros de Luschka.

El agujero de Magendie pone en comunicación el IV ventrículo con un amplio espacio subaracnoideo, denominado cisterna magna o cisterna cerebelomedular. Los agujeros de Luschka, situados en los ángulos laterales del ventriculo, dan paso a vasos sanguíneos de la piamadre que, entrando en la cavidad ventricular, se arborizan, constituyendo los plexos coroides; estos agujeros están atravesados también por el líquido cefalorraquídeo

Bibliografía

Torkildsen, A. 1934. “The Gross Anatomy of the Lateral Ventricles.” Journal of Anatomy 68 (Pt 4) (July): 480-491.

ventriculos.txt · Última modificación: 2019/09/26 22:11 (editor externo)