Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


hemorragia_subaracnoidea_pretroncal_no_aneurismatica

Hemorragia subaracnoidea pretroncal no aneurismática

J.Sales-Llopis

Departamento de Neurocirugía, Hospital General Universitario de Alicante, Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (FISABIO), Alicante, España

También conocida como Hemorragia subaracnoidea prepontina, hemorragia subaracnoidea perimesencefálica no aneurismática. (Rinkel, la definió como hemorragia subaracnoidea perimesencefálica 1).

La hemorragia subaracnoidea perimesencefálica, fue descrita por VanGijn et al. en 1985.

Se encuentra ubicada en la cisterna perimesencefálica.

Rinkel definió a la HSA perimesencefálica como aquella visualizada en la tomografía axial computada (TAC) de cerebro, realizada dentro de los 3 días de la hemorragia, que muestra la mayor cantidad de sangre en la cisterna ventral del mesencéfalo, con o sin extensión a la cisterna ambiens y zona más medial de las cisternas silvianas.

No debe existir sangre en la fisura interhemisférica ni en la porción lateral de las cisternas silvianas.

Puede existir hemoventrículo

Wijdicks describió pacientes con sangre en regiones prepontinas y prebulbares con historia natural idéntica a la perimesencefálica. Probablemente, la capacidad resolutiva de la TAC de cerebro en los años de su descripción no era suficientemente poderosa para identificar las hemorragias ubicadas en el espacio subaracnoideo caudal a las cisternas perimesencefálicas.

El término se abandona con la mejora de los procedimientos diagnósticos, ya que se ha comprobado que las hemorragias se centran en la parte anterior del mesencéfalo, sin evidencia de un aneurisma intracraneal en panangiografía.

Epidemiología

Entre el 20 al 68 % de las angiografías cerebrales negativas.

Edad media de presentación 50 años (3-70 años).

Hipertensión arterial en el 3- 20 % de los pacientes.

Etiología

La causa no se ha establecido, pero podría ser secundaria a la ruptura de una pequeña vena perimesencefálica o capilar [(Wijdicks1998>Wijdicks, E F, W I Schievink, and G M Miller. 1998. “MR Imaging in Pretruncal Nonaneurysmal Subarachnoid Hemorrhage: Is It Worthwhile?” Stroke; a Journal of Cerebral Circulation 29 (12) (December): 2514–2516.)].

Los estudios han demostrado una hemorragia estrechamente asociada con la arteria basilar.

Existe la hipótesis de un hematoma intramural de la arteria basilar. Tal hematoma intramural explicaría el sangrado a baja presión, la localización de la hemorragia anterior al tronco del encéfalo, y los hallazgos típicos de hemorragia adyacentes a la luz de la arteria basilar en la resonancia magnética y el leve estrechamiento de la arteria basilar en la angiografía.

A pesar de que se identificaría fácilmente en la exploración quirúrgica, las cirugías de este tipo nunca han sido indicadas [(Schievink, W I, and E F Wijdicks. 2000. “Origin of Pretruncal Nonaneurysmal Subarachnoid Hemorrhage: Ruptured Vein, Perforating Artery, or Intramural Hematoma?” Mayo Clinic Proceedings. Mayo Clinic 75 (11) (November): 1169–1173.)].

Clínica

Puede presentarse como cefalea paroxística, meningismo, fotofobia y náusea.

La pérdida de conciencia es rara.

Diagnóstico

TAC y RM

Criterios

Implica que la hemorragia se encuentra inferior a la membrana de Liliequist, aunque la extensión a la cisterna supraselar es común.

Epicentro de la hemorragia troncal anterior (cisterna interpeduncular o prepontina).

Puede extenderse a parte anterior de cisterna ambiens o basal de la cisura silviana.

Ausencia o relleno completo de la cisura interhemisférica.

No más de una mínima cantidad de sangre en la cisura de silvio.

Ausencia de grandes cantidades de hemorragia ventricular (mínimo sedimento en asta occipital de los ventrículos laterales).

Panangiografía cerebral negativa

La ruptura de un aneurisma de la circulación posterior puede simular una hemorragia subaracnoidea aneurismática pretroncal y debe de ser excluido con esta técnica [(Wijdicks1998)].

La indicación de repetición de una angiografía cerebral es controvertido.

Resonancia

La RM no ha aportado datos en la etiología de la hemorragia subaracnoidea pretroncal [(Wijdicks, E F, W I Schievink, and G M Miller. 1998. “Pretruncal Nonaneurysmal Subarachnoid Hemorrhage.” Mayo Clinic Proceedings. Mayo Clinic 73 (8) (August): 745–752. doi:10.4065/73.8.745.)].

Tratamiento

Sintomático

Monitorización cardiaca

Monitorización electrolítica

Seguimiento clínico-radiológico.

La evidencia sugiere que este seguimiento debe ser similar al realizado en pacientes con HSA por aneurisma, hasta una evidencia clínica y radiográfica de la resolución de vasoespasmo [(Hsu, Wesley, Gustavo Pradilla, Ira M Garonzik, and James E Conway. 2010. “Pretruncal Nonaneurysmal Subarachnoid Hemorrhage Causing Basilar Artery Vasospasm.” Neurocritical Care 13 (2) (October): 256–260. doi:10.1007/s12028-010-9354-1.)].

Pronóstico

Tiene un pronóstico más benigno con menor riesgo de resangrado, vasoespasmo e hidrocefalia.

Cuando la hemorragia subaracnoidea se extiende más allá del área perimesencefálica, los riesgos y la posibilidad de encontrar un aneurisma aumenta.

Aunque puede existir vasoespasmo difuso y severo [(Schievink, Wouter I., Eelco F. M. Wijdicks, and Robert F. Spetzler. 2000. “Diffuse Vasospasm After Pretruncal Nonaneurysmal Subarachnoid Hemorrhage.” American Journal of Neuroradiology 21 (3) (March 1): 521–523.)].

Pueden presentar hiponatremia o complicaciones cardiacas.

Bibliografía

1)
Rinkel, G J, E F Wijdicks, M Vermeulen, L M Hageman, J T Tans, and J van Gijn. 1990. “Outcome in Perimesencephalic (nonaneurysmal) Subarachnoid Hemorrhage: a Follow-up Study in 37 Patients.” Neurology 40 (7) (July): 1130–1132.
hemorragia_subaracnoidea_pretroncal_no_aneurismatica.txt · Última modificación: 2017/03/23 20:55 por administrador