Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


avelino_parajon_diaz

Avelino Parajón Díaz

Neurocirujano especialista y coordinador del grupo de columna de la Sociedad Española de Neurocirugía.

Publicaciones como primer autor

Parajón A, Vaquero J. Meningel intracranial epithelioid hemangioendothelioma: case report and literature review. J Neurooncol. 2008 Jun;88(2):169-73. doi: 10.1007/s11060-008-9543-3. Review. PubMed PMID: 18278439.

Declaraciones

“Si el Real Madrid ha contratado a Bale conociendo esa protrusión, ha cometido un error. Eso no quiere decir que el día de mañana se opere y pueda seguir jugando, como le ha pasado a muchos. Ahora, si ya tiene problemas de protrusiones discales, eso indica que no es algo puntual. Cuando una persona tiene esos problemas a esa edad, lo que quiere decir es que tiene mucha probabilidad de padecer con el tiempo hernias discales y síntomas derivados de ellas. Esa persona con el tiempo es fácil que vaya desarrollando hernias discales, con síntomas y con problemas de columna. Que una persona joven tenga un disco degenerado es un condicionante genético, aunque sólo sea una protrusión. Es un mal síntoma para cualquier deportista”, asegura.

“A un paciente con una protrusión se le recomienda evitar esfuerzos físicos importantes. Debe hacer pilates, natación… A un deportista de élite en activo no le puedes recomendar eso. Si yo tuviera un jugador que tiene un protrusión y no tengo muy claro hasta qué punto le podría dar problemas, no le sometería al esfuerzo de jugar. No lo forzaría. Cuando tienes una protrusión necesitas ejercicios buenos para esa columna, que potencien la musculatura de la zona. Jugar al fútbol no es bueno para la columna. Si encima ya está tocada, pues es mejor evitar que fuerce”, añade el Dr. Parajón.

“Como un piloto con miopía” Para el Dr. Parajón, amigo y colega del Dr. Fessler -que operó a Higuaín de su hernia y con el que imparte cursos a nivel internacional-, una protrusión vertebral sí supone un problema grave para un futbolista: “Yo creo que es un riesgo lo suficientemente alto de tener problemas y síntomas derivados de esa protrusión. Si estuviera en mi decisión, desde luego que lo tendría muy en cuenta. Es como un problema leve de visión: a una persona normal no tiene por qué afectarle, pero ¿le contratarías como piloto de Fórmula 1? Pues habría que pensarlo”, explica 1).

avelino_parajon_diaz.txt · Última modificación: 2014/03/03 10:15 (editor externo)